Assemblies of God SearchSite GuideStoreContact Us
Periodico de enriquecimiento
Principal Número de actualidad Archivos Suscribir Personal Contáctenos Tienda  

Recursos de Enriquecimiento

  Artículos para ministros

Recursos para habilitar

  Artículos para los líderes laicos


Haga su pedido del CD Paraclete
Incluye todos los 29 años de la ahora agotada revista Paraclete [El Paracleto].Una excelente fuente de temas y asuntos pentecostales. Contiene artículos sobre temas teológicos tocante la obra y el ministerio del Espíritu Santo. Una fuente indispensable de material para sermones y para el estudio bíblico con un índice por Tema/Autor totalmente buscable. En inglés solamente.


Good News Filing System
CD [Disco Compacto] de Advance/Pulpit
Agotadas desde hace mucho tiempo pero recordadas con afecto, las revistas Advance [Avance] y Pulpit [El púlpito] bendijeron a miles de ministros. Ahora el archivo entero de Advance/Pulpit ­ casi 40 años de información, inspiración, ayudas, e historia ­ está disponible para usted en CD separados. En inglés solamente.


Haga aquí su pedido de los números atrasados

En inglés solamente.



 
 

Return to Table of Contents

¿Realmente que significa ser postmoderno?

Por Stanley J. Grenz

Qué pintoresco, pensé cuando vi las letras azules en el anuncio blanco de la iglesia Bay Community Baptist Church [Iglesia Bautista de la Comunidad Bay] en Birch Bay, Washington: "Conferencia de Misiones, 5 al 10 de septiembre, 2004."   Yo no había visto un letrero como éste en muchos años.

Estoy familiarizado con las conferencias de misiones.   Después de la cosecha cada año la First Baptist Church [Primera Iglesia Bautista] de Underwood, Dakota del Norte, donde mi padre pastoreaba durante los años 1950, celebraba un evento similar.   Durante un fin de semana la iglesia celebraría un banquete con servicios adicionales.   Como la familia pastoral, nosotros invitaríamos uno o dos misioneros que estaban en los Estados Unidos itinerando de lugares lejanos como Camerún, Japón, o el Valle de San Luis en Colorado.   Durante el servicio veríamos una presentación de fotos que incluiría invariablemente una foto mostrando la puesta del sol sobre un océano en algún lugar exótico.   Nos decían que nosotros determinaríamos la respuesta de la grave pregunta que la foto planteaba.   Este día señaló la salida del sol o la puesta del sol porque la obra misionera dependía de nuestro compromiso de orar, dar, y aun ir.

La gente de Underwood necesitaba escuchar los reportes increíbles de las personas que arrepintieron de sus pecados y las que fueron sanadas de la lepra.   Les recordaba que aun en su congregación pequeña de Dakota del Norte ellos estaban participando en la predicación del evangelio alrededor del mundo.

Las conferencias de misiones con sus fotos de la salida del sol / puesta del sol pueden parecer fuera de lugar en el mundo del siglo 21.   Pero todavía necesitamos el recordatorio que estos eventos proporcionaban.   De hecho, el postmodernismo ha aumentado, en lugar de disminuir, la necesidad de mantener un enfoque misionero en las iglesias.   Este tercer ensayo de nuestra serie explica cómo el postmodernismo ofrece un momento oportuno para recuperar la comprensión antigua que la iglesia es un cuerpo misionero.   Al tratar al postmodernismo como una oportunidad, tengo la oportunidad de explicar lo que yo pienso que significa ser una iglesia postmoderna.   Usaré un enfoque indirecto porque este enfoque muestra claramente que ser una iglesia postmoderna es la clave para ser una iglesia misionera en el contexto postmoderno.

IDEAS ERRÓNEAS DE SER POSTMODERNO

Antes de definir una iglesia postmoderna, tengo que quitar unos trastos.   Hoy, muchos valores e impulsos se consideran postmodernos, pero son claramente modernos.

Una suposición equivocada es que ser postmoderno requiere la adopción de una formula universal importada de una iglesia exitosa en otro lugar.   Muchos creen en la ilusión que encontrar el programa correcto — un juego de herramientas de una iglesia postmoderna — les ayudará a tener una iglesia postmoderna exitosa.   Durante décadas recientes, los cristianos norteamericanos han empezado a depender de programas, seminarios, y conferencias preempaquetados en una búsqueda de encontrar la moda más eficaz.   Hace unos años el movimiento de las iglesias Vineyard [Viña] era la puerta para alcanzar la cultura postmoderna.   Pero la moda cambió rápidamente y las iglesias decidieron que el nuevo contexto misionero requería ser sensibles a los buscadores.   El modelo de vida con propósito era la moda siguiente.   Desde entonces, otras palabras de moda tales como antiguo-futuro y desarrollo natural de la iglesia han surgido.   El enfoque más reciente es formar parte de la iglesia emergente.  

Una segunda idea equivocada es que la iglesia es postmoderna si tiene el estilo correcto de alabanza.   Como consecuencia, algunas iglesias han implementado la formula de alabanza y Palabra; otras, el estilo nuevo de alabanza ecléctica; los que están a la última moda tienen alabanza multi-sensoria.  

Quizá otro factor clave es el lugar.   Hace unos años nos dijeron que una iglesia era postmoderna si estaba ubicada en un centro comercial.    Pero pronto la moda cambió al almacén, que fue seguido por el café.   Hoy parece que el postmodernismo requiere que nos reunamos en un bar.  

No se equivoque.   Estos asuntos son importantes y cada iglesia   tiene que considerarlos muy cuidadosamente.    Sin embargo, estas ideas extensamente creídas no hacen que una iglesia sea postmoderna.   De hecho, cualquier sugerencia basada en la suposición que el postmodernismo en la iglesia está conectado a un enfoque universalmente aplicado y orientado a programas no es postmoderna.   Más bien, refleja una perspectiva moderna que es antitética a una sensibilidad central postmoderna — un enfoque en lo local en lugar de lo universal.

LA IGLESIA VERDADERAMENTE POSTMODERNA

Ser postmoderna, entonces, tiene muy poco que ver con las modas de hoy.   Más bien, la iglesia postmoderna es genuinamente postmoderna, genuinamente cristiana, y como resultado, genuinamente enfocada en las misiones.   La iglesia postmoderna es una comunidad de fe que ve el postmodernismo como un contexto en el cual el cristianismo bíblico puede florecer.   Permite la sacudida de las fundaciones de nuestra sociedad para ocasionar que la gente escuche con gran seriedad al Espíritu hablando por medio de la Escritura mientras guía a la iglesia a redescubrir las dimensiones del evangelio que han sido olvidadas en la era moderna.   Sobre todo, la iglesia postmoderna desea ser dirigida por el Espíritu para que pueda ser efectiva en el contexto en el cual Dios la ha puesto.  

Cinco valores pertenecen al postmodernismo que la iglesia postmoderna considera seriamente en su búsqueda de personificar el cristianismo bíblico.

Primero, la iglesia postmoderna valora holismo y busca ministrar a la persona entera.   A este fin, el salvar almas, una marca de contraste crucial para la iglesia evangélica en la era moderna, está unida con una preocupación genuina para la participación social.   En lugar de enfocarse solamente en la razón y el aspecto cognitivo de la alabanza, enseñanza, y predicación, la iglesia postmoderna encuentra maneras de integrar a la persona entera.   Reconoce que los aspectos racionales, emocionales, e intuitivos de una persona están entrelazados inseparablemente.  

Segundo, la iglesia postmoderna valora la diversidad y la celebra de varias maneras.   En lugar de atender a los gustos de un solo grupo, busca reflejar el multiculturalismo en su comunidad.   Desea honrar una variedad de expresiones culturales.   La iglesia postmoderna no es multicultural porque se esfuerza a ser postmoderna, sino porque se esfuerza a ser bíblica.   Desea obtener el ideal bíblico de la iglesia.   Este ideal es evidente en la gran visión al final del libro de Apocalipsis.   En esta visión, una gran multitud de cada nación está adorando a Dios y trayendo los tesoros de las naciones a la Nueva Jerusalén.   Al emular esa visión, la iglesia postmoderna busca ser una muestra de lo que Dios hará.   El deseo de la iglesia de ser una gente multicultural es evidente en su vida comunal, alabanza, y liderazgo intergeneracional y multiétnico.  

Valorar la diversidad también significa celebrar los dones y ministerios de los miembros y al mismo tiempo promover la unidad del cuerpo.   La Trinidad modela este aspecto de la vida de la iglesia.   El Dios que servimos es tres personas distintas y al mismo tiempo uno solo.   En esta visión para la iglesia, los líderes son ejemplos, habilitadores, y visionarios para la comunidad.   La iglesia disuade el liderazgo dictatorio que sofoca las ideas y participación de la gente.   Además, reconocer la diversidad lleva a la iglesia a dejar la idea moderna que la congregación entera tiene que participar en cualquier programa preempaquetado que el pastor escoja.   La iglesia tiene la libertad de permitir que el Espíritu obre en cualquier manera que Él desee para realizar la voluntad de Dios entre y mediante su pueblo.

Tercero, la iglesia postmoderna valora relaciones.   Reconoce la verdad bíblica que las personas no son autosuficientes, sino que encuentran su identidad por medio de relaciones que honran a Dios.   Valorar relaciones afecta la vida de la congregación.   Disuade la tendencia de convertirse en un enclave eclesiástico — un barrio devoto — y anima el compañerismo con otras congregaciones y con la comunidad alrededor.  

Cuarto, la iglesia postmoderna valora la espiritualidad.   Reconoce que la meta de sus ministerios no es solamente comunicar el conocimiento, sino también infundir sabiduría.   La sabiduría es la habilidad de aplicar el conocimiento genuino a las situaciones de la vida para promover una vida mejor.   La iglesia postmoderna reconoce que su misión es facilitar un encuentro entre Dios y las personas que están buscando a Dios.   La oportunidad más grande de ministerio que tiene con la sociedad contemporánea no se encuentra en su habilidad de proveer respuestas a las preguntas de la vida, sino en su disposición de ayudar a otros a descubrir y vivir la vida abundante que solamente Dios puede proporcionar.

Finalmente,   la iglesia postmoderna valora comunidad.   Esta característica será explicada en el próximo trimestre.  

EL RESULTADO FINAL: LA IGLESIA POSTMODERNA MISIONERA

El anuncio en la iglesia Bay Community Baptist Church estuvo promocionando lo que la congregación de Dakota del Norte promovía cada otoño: la responsabilidad misionera de la iglesia.   La iglesia postmoderna reconoce que es un pueblo encomendado con un mandato a glorificar a Dios por medio de la alabanza, exhortación, y evangelización.   Una iglesia genuinamente postmoderna es inherentemente misionera.   De hecho, se preocupa más por ser fiel a su llamado que por ser postmoderna.   Lo que hace la iglesia una iglesia postmoderna es su llamado a servir la generación actual, que es una generación postmoderna.   Una iglesia misionera, sometida a Cristo y apoderada por el Espíritu, realizará su llamado al buscar entender el tiempo actual y personificar el evangelio en el contexto postmoderno en que Dios la ha puesto.

Porque busca cumplir su llamado de ser una iglesia misionera en un contexto postmoderno bajo el señorío de Cristo y mediante el poder del Espíritu, la iglesia postmoderna puede lograr valientemente lo que nadie ha podido lograr antes.

Stanley J. Grenz es profesor Pionero McDonald de teología en Carey Theological College, Vancouver, C.B. y profesor de estudios teológicos en Mars Hill Graduate School, Seattle, Washington.